Técnicas

La PNL es una metodología para facilitar el cambio. Parte de la situación en que se encuentra el cliente (estado actual) y se mira en qué situación quiere estar (estado deseado). Para ir de un lugar al otro se necesitan recursos, que se encuentran dentro la propia experiencia del cliente. La PNL nos trae al pasado (la experiencia) a encontrar recursos que podamos usar al presente (estado actual) para encarar el futuro (estado deseado). Si un mismo encuentra un recurso de solución, sabrá donde buscarlos si un día necesita otros para nuevos problemas.

Cómo dice Robert Dilts, actual pilar de la PNL: “La PNL nos da el pescado y a la vez nos enseña a pescar.”

PNL son las siglas de Programación Neurolingüística:

  • Programación: En el cerebro  tenemos unos ‘programas’, como si fuera un ordenador. Este programas son los pensamientos (ideas + palabras),   las creencias, los valores y los objetivos. Si queremos obtener resultados diferentes en la vida, tenemos que reprogramar estos pensamientos, creencias, valores y  objetivos.
  • Neuro: Tomamos contacto con el mundo a través de un proceso neurológico. Las experiencias de la vida las formamos según como nuestros sentidos van captando la realidad. Cualquier situación es vivida con la vista, el oído, las sensaciones corporales y un impacto emocional. Con estas vivencias vamos formando la  experiencia.
  • Lingüística: Nos comunicamos a través  del lenguaje verbal y no verbal. Los pensamientos, creencias, valores y objetivos los codificamos en lenguaje para poderlos expresarlos  a nosotros   mismos y a los otros.

La PNL parte de reprogramar el lenguaje para poder obtener resultados diferentes

Cuando cambia el lenguaje → Cambian las representaciones internas (imágenes internas) → Se transforma nuestra actitud a la vida → Se transforman nuestras acciones → Se transforma la vida

La PNL es una metodología totalmente vivencial. Se crean diferentes espacios en la sala por donde el cliente se va moviendo guiado por el terapeuta con el objetivo de transformar experiencias para que le aporten nuevas miradas y recursos para conseguir el estado deseado.

El Coaching es un proceso de aprendizaje orientado a obtener un cambio en la vida. Es el arte de facilitar el desarrollo potencial de personas o equipos. La persona se desprende de aquello que la obstaculiza y pone en marcha un plan que la conduce al objetivo. El coach acompaña al cliente a desarrollar nuevas estrategias de acción y pensamiento. Las herramientas de la PNL son óptimas para promover coaching eficaz. La PNL aporta al coaching no sólo la identificación de lo qué hay que hacer, sino de cómo hacerlo.

 

La Gestalt es una terapia de confrontación. Se confronta porque salgan las emociones y se tome conciencia de ellas. Cuando amamos y aceptamos el que hay, se nos abre el camino. Hay que dejar de luchar contra las emociones para poderlas liberar. Las emociones no liberadas se nos aferran y nos llevan a la enfermedad. La Gestalt tiene tres grandes pilares: PresenciaConcienciaResponsabilidad. Cuando estoy presente puedo mirar hacia mis emociones, les hablo, las amo, las toco. La Gestalt hace énfasis en el aquí y ahora. Todo el que no se da ahora son fantasías no reales que en el mejor de los casos nos pueden consolar y en el peor nos pueden atemorizar y bloquear. Cuando estoy situado aquí y ahora, en el presente, me doy cuenta del que hay;  tomo conciencia. Así puedo liberar la emoción. Y me responsabilizo y actúo de manera diferente. Esto lleva al cambio. De este modo las emociones nos dejan de bloquear; tomamos fuerza. Muchas veces pensamos que hay emociones que son buenas y otros que son malas (miedo, rabia…). Las emociones no son buenas ni malas; todas tienen dos caras y su utilidad. Nos tenemos que acercar a la emoción que no nos gusta a ver qué sentido tiene. Si un tigre entra por la puerta, el miedo nos salvará la vida. Cada sociedad educa en unas emociones más que otras, hasta el punto que podemos tener algunas bloqueadas. Incluso algunas familias están ‘programadas’ para sentir unas emociones u otras.

El Mindfulness es una herramienta versátil, adaptativa y eficaz. Podríamos definirla como: “Mente llena”, pero no de ideas, deseos o miedos…. sino de experiencia para captar momentos.

Se entrena enfocando la conciencia en el momento presente, orientándola hacia lo que está sucediendo en ese momento: las sensaciones corporales, los sonidos, los olores, la respiración, las emociones, es decir, todo aquello que experimenta el cuerpo-mente. No se trata de analizarlo, ni de pensar sobre ello, tan solo de vivirlo como es (no como me gustaría que fuera)… Permitiendo que ese momento sea así… único y especial.

Estos se hace a través de la respiración consciente, la relajación y la meditación.

Se puede aplicar a cualquier acto de la vida cotidiana también: “al caminar, escuchar, comer, ducharse, observar un paisaje, un rostro… “Siempre desde la “Presencia”  de ese espectador que llevamos todos dentro. Como decía Henri David Thoureau: “sólo amanece el día para el que estamos despiertos”.

En el caso que nos ocupa, el Mindfulness, desde esta nueva conciencia, puede ayudarnos a detectar la falsa información, a no amplificar y reaccionar de forma distorsionada, además, la aceptación característica del Mindfulness proporciona conciencia para saborear los triunfos y encajar con autoestima y compasión las pequeñas o grandes decepciones de la vida… que las hay!!!.  Representa toda una invitación a abrir la puerta y dejar pasar… vaciarse para llenarse de nuevo… Nos permite continuar con nuestros cometidos adoptando una distancia prudente respecto a aquello que pensamos, tememos o imaginamos…

La Terapia Breve Estratégica es un modelo de intervención psicológica creado por Giorgio Nardone que trata de resolver problemas complicados con soluciones aparentemente simples.

Es muy habitual que frente a un problema adoptemos siempre las mismas soluciones y no funcionen, pero, como decía Einstein; “Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”

Esta terapia analiza las soluciones que se han adoptado en el pasado para resolver el problema y que no han funcionado para buscar nuevas soluciones que no sean utilizados nunca y probarlas. De modo que se rompe con lo que se ha hecho anteriormente y se innova con la solución a aplicar.

En la  terapia  Transpersonal, el paciente logra niveles superiores de salud psicológica, desarrollar su capacidad de hacerse responsable de sí mismo, de sus relaciones, y experiencias, sin culpabilizar al entorno por lo que le sucede; comprendiendo y tomando a la “adversidad” como oportunidad de cambio y desarrollo personal.

El Terapeuta Transpersonal, será quien lo acompañe a observar sus patrones mentales, que son la causa de su malestar, y lo capacitará para que pueda satisfacer de manera saludable sus necesidades a todos los niveles: físicas, emocionales, mentales y espirituales, aprendiendo a conectar con su dimensión trascendental.

No se busca solucionar problemas, dolencias particulares (aunque se los toma en cuenta, se los trabaja e integra), sino que se busca capacitar a la persona para que aprenda a conectar con sus propios recursos internos y permita desplegarse sin miedo al proceso de crecimiento natural; con lo cual, la crisis es vista como una oportunidad de cambio y de autocuración, desarrollando una consciencia transpersonal.

Las técnicas utilizadas, se adaptan a las necesidades del paciente y a su estado de consciencia, buscándose la integración de los distintos aspectos físicos, emocionales, mentales, y la trascendencia hacia el nivel espiritual, del ser; desplazando los intereses personales desde su ego hacia valores superiores como son la compasión, el amor a los demás seres vivos,  el desarrollo de la creatividad, etc.,