¿Cómo salir de la depresión? Consejos a aplicar mientras se va a terapia

La depresión es un trastorno mental que afecta a todos los aspectos de la vida de quien lo sufre. Es, además, uno de los más peligrosos, por lo que al detectar sus síntomas es fundamental tomar medidas cuanto antes.

¿Qué es la depresión?

La depresión es una psicopatología que forma parte de los trastornos del estado del ánimo y que, tal y como este grupo de psicopatologías indican, afecta al modo en el que experimentamos las emociones. Se caracteriza por la desesperanza, la fatiga emocional, la dificultad para sentir alegría o incluso placer, y en muchos casos también ideación suicida frecuente.

Especialmente este último síntoma hace de la depresión un problema de salud mental muy peligroso, pues predispone a las personas a intentar quitarse la vida; pero incluso si la persona o se plantea suicidarse, su calidad de vida queda tan afectada que le es imposible ser feliz. Por eso, es importante tomar medias cuanto antes para superar la depresión.

Cómo salir de la depresión: claves para superar este trastorno

Estas son las principales ideas que deberías tener en cuenta para pasar página y dejar de sufrir depresión.

1. Es imprescindible pasar por psicoterapia

Hagas lo que hagas para proponerte superar la depresión, tu plan debe incluir pasar por un tratamiento en el ámbito de la salud mental. Hay personas que se autoengañan pensando que no les hará falta y, aunque es cierto que en algunos casos el trastorno se desvanece por sí solo con el paso del tiempo, estos son relativamente poco frecuentes y el riesgo de asumir que ocurrirá eso es demasiado alto: recordemos que la depresión mayor es una de las psicopatologías más peligrosas.

  • Artículo relacionado: "Los 10 beneficios de acudir a terapia psicológica"

2. Debes mejorar tu salud mental mediante los hábitos y las rutinas

No existe la posibilidad de superar la depresión de la noche a la mañana. No hay una “idea brillante” que, en el momento que nos pase por la cabeza, hará que el trastorno desaparezca. Tampoco es posible llegar a un momento de catarsis que suponga dar un portazo a este problema de salud mental. Volver a sentirse bien es un proceso que lleva semanas y en la mayoría de los casos meses, y que se construye a partir de hábitos y rutinas, desarrollándose gradualmente.

3. Muchas veces la solución es hacer lo contrario de lo que te pide el cuerpo

La depresión se caracteriza por la fatiga emocional y el desinterés por cualquier actividad que antes de sufrir este trastorno nos gustaba y nos motivaba. Para dejar atrás esta psicopatología hay que volver a ganar esa inercia de involucrarnos en actividades estimulantes de manera cotidiana.


4. Asegúrate de mantener una vida social activa

La depresión nos lleva a un estilo de vida basado en la pasividad y el aislamiento social. Romper con esta dinámica pasa por mantener una vida social activa y no perder las amistades, pues su apoyo es importante para superar la depresión (ya sea como elemento motivador o como apoyo material y emocional en los momentos en los que notamos que hemos tocado fondo).

  • Artículo relacionado: "Los 6 tipos de habilidades sociales, y para qué sirven"

5. El pesimismo o es la visión realista de las cosas

Las personas con depresión tienden a creer que el pesimismo desde el cual interpretan la realidad es en realidad la perspectiva más realista que existe. Sin embargo, esta sensación es el fruto de una ilusión alimentada por los hábitos de vida poco sanos (física y mentalmente) que surgen de dejar que los síntomas del trastorno se establezcan en el día a día. Por eso, parte del proceso de superar la depresión pasa por romper ese marco de pesimismo.


6. Los psicofármacos no curan totalmente

Los medicamentos del ámbito en la psiquiatría son un recurso terapéutico valioso, pero por sí solos no hacen desaparecer la depresión: su objetivo se centra en mitigar los síntomas. Para superar un trastorno depresivo es necesaria la intervención psicoterapéutica, interviniendo en los patrones de comportamiento y de gestión de las emociones y los pensamientos. Ten en cuenta que si no aplicas al día a día cambios en tu manera de interactuar con el entorno, con los demás y con tus propios procesos mentales, no estarás interviniendo sobre la raíz del problema.

  • Artículo relacionado: "Psicofármacos: los medicamentos que actúan sobre el cerebro"

7. No debes interrumpir la terapia

Si en algún momento interrumpes el proceso de psicoterapia antes de que termine, lo más probable es que regreses a la casilla de salida. Ir al psicólogo implica pasar por una etapa de “cierre” de la terapia en la que se aportan estrategias para facilitar que los cambios queden consolidados e interiorizados por el paciente, y que no desaparezcan a las pocas semanas después de dejar de ir a la consulta.


6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo