top of page

ODIAS TU CUERPO??

“Odio mi cuerpo”: Que debes hacer si te sientes así

Tener un cuerpo no es tarea fácil, al igual que nuestra mente, nuestro cuerpo es bastante ineludible. Y si bien esto por sí solo puede ser algo duro, amar tu cuerpo a veces resulta aún más difícil.

Ya sea porque tu cuerpo no funciona a la perfección o porque no te gusta la forma o el tamaño, es habitual sentir que no amas del todo tu cuerpo. Estos sentimientos son normales y suelen ir y venir a lo largo de la vida.

Sin embargo, llega un momento en el que te centras demasiado en odiar tu cuerpo. Esto afecta al resto de tu vida, arruina tu relación personal e incluso conduce potencialmente a desórdenes alimenticios o enfermedades.

Veamos cómo puedes saber si tus complicados sentimientos hacia tu cuerpo están afectando a tu salud mental, y qué es lo que debes hacer si es así.

Índice


Señales de que tu salud mental se ve afectada

Las consecuencias de que no te guste tu cuerpo se manifiestan de muchas maneras en tu vida. Estas son unas cuantas formas en las que puedes saber si tu aversión por tu cuerpo está impactando negativamente en tu bienestar mental y emocional.

Tu estrés es un devorador de tiempo

¿Pasas tanto tiempo pensando en cómo odias tu cuerpo que eso interfiere con la cantidad de tiempo que tienes en general? Esta es una señal importante de que tu odio hacia tu cuerpo está haciendo daño a tu salud mental.

Aunque no parezca que te pases todo el tiempo pensando negativamente en tu cuerpo, eso no significa que no te esté afectando.

Haz una pausa y piensa en cuánto tiempo pasas activamente sintiendo y pensando mal sobre tu cuerpo, y con qué frecuencia tu cuerpo está en tu mente.

Ya sean unos minutos o unas horas al día, el resultado es el estrés excesivo que tus pensamientos están provocando.

Experimentas disforia

La disforia es un estado en el que te sientes incómodo o infeliz. Puede estar relacionado con cualquier cosa, incluida la situación económica, la vida personal, la vida laboral, así como con nuestro cuerpo o género.

“Los sentimientos de disforia con respecto a tu cuerpo son tan simples como sentir que tu cuerpo no está bien, o tan complejos como tomar medidas físicas como dejar de comer con la esperanza de cambiar tu cuerpo”.

La disforia puede ir y venir, y no necesariamente ocurre todo el tiempo. Si tus sentimientos hacia tu cuerpo llegan al punto de sentirte desesperado y como si la incomodidad de estar en tu cuerpo nunca fuera a terminar, has experimentado disforia.

Experimentas dismorfia

La palabra dismorfia se parece un poco a la disforia, pero son cosas totalmente diferentes.

Mientras que la disforia es un sentimiento de profundo malestar, la dismorfia corporal es el acto de sentir obsesivamente que tu cuerpo es defectuoso.

A menudo, las personas que sufren dismorfia corporal ven el propio cuerpo de forma diferente a como lo ven otras personas. Pueden pensar que una parte suya está desfigurada cuando no lo está, o que su cuerpo es más grande que el de otros aunque su tamaño sea el mismo.

A veces, las personas con dismorfia corporal padecen trastornos alimentarios, pero no siempre es así. La dismorfia está centrada en la incapacidad de abandonar la idea de que tu cuerpo, ya sea una parte o todo él, está mal y no es aceptable. Si bien no tienes que amar siempre tu cuerpo, es importante aceptarlo.

Te sientes provocado por las discusiones sobre tu cuerpo

Esta señal de que el odio a tu cuerpo está afectando negativamente a tu salud mental es complicada, porque en nuestra sociedad las personas dicen muchas cosas inapropiadas sobre el cuerpo de otros.

En general, lo mejor es simplemente no comentar nunca el cuerpo de otra persona a menos que ésta te invite a hacerlo. Si te molesta que la gente hable de tu cuerpo, eso no significa que lo odies.

Sin embargo, si el hecho de que esa persona hable de tu cuerpo te molesta de un modo que es difícil de olvidar, como por ejemplo si te arruina el día o la semana, o si te hace actuar de un modo reaccionario y negativo hacia la persona que hace el comentario, es posible que tu aversión por tu cuerpo sea lo suficientemente grave como para afectar a tu bienestar emocional.

Esto es especialmente cierto si los comentarios que te hacen sobre tu cuerpo serían considerados benignos, o incluso agradables, por otra persona, como decirte que una prenda de ropa que llevas puesta te queda bien.

¿Cómo querer más a mi cuerpo?

La sensación de estar atrapado y sin esperanza en tu cuerpo es común, y no tiene por qué ser el final de tu historia. Hay muchas cosas que puedes hacer para empezar a amar, o al menos apreciar y aceptar tu cuerpo.

“Es importante tener sentimientos positivos hacia nuestro cuerpo porque tener sólo sentimientos negativos sobre un tema del que no podemos deshacernos nos hace sentir estresados y molestos, y esa no es una forma productiva de ir por la vida”.

Entrar en un espacio de amor, o al menos de aceptación, de tu cuerpo te ayuda a tener menos estrés en tu vida en general. Así como también, te permite ser una persona más feliz.

Haz una lista de lo que tu cuerpo puede hacer

A veces estamos tan atrapados en la sensación de que nuestros cuerpos no son lo suficientemente buenos, que nos olvidamos completamente de todas las cosas increíbles que nuestros cuerpos pueden hacer.

Cuando te encuentras en un lugar donde sientes odio por tu cuerpo, es muy útil detallar por ti mismo todas las formas en que tu cuerpo está teniendo éxito. Esto puede ayudarte a sentirte orgulloso de tu cuerpo y a darte cuenta de que está haciendo lo mejor que puede.

Para comenzar, puedes hacerte varias preguntas, como por ejemplo

  • ¿Respiras? La respuesta a esta pregunta es probablemente sí, ya que estás vivo y consciente. ¿Te das cuenta de lo increíble que es eso? Tus pulmones están ingiriendo oxígeno y expulsando dióxido de carbono, y eso es algo increíble. Tu cuerpo está haciendo todo lo posible para mantenerte vivo en este momento. Está aquí para ti, manteniéndote vivo. Nada más en este mundo tiene la única función de mantenerte con nosotros, y eso es de agradecer.

  • ¿Tus ojos pueden ver? Si es así, estupendo. Si no, ¿cómo has aprendido a compensar la falta de ese sentido? ¡Es un gran logro ser capaz de usar tu cuerpo sin eso!

  • ¿Tus piernas son capaces de caminar? ¿O incluso correr? Si es así, estupendo. Si no, ¿cómo has aprendido a compensar el hecho de no poder caminar? Es un gran logro ser capaz de moverte por la vida diaria con tu cuerpo sin poder hacerlo.

Hay muchas más preguntas que puedes hacerte, pero esas son unas increíblemente sencillas para empezar este viaje. Cuanto más apreciemos lo que nuestro cuerpo hace por nosotros, más fácil será aceptarlo tal y como es.

Práctica la neutralidad corporal

La neutralidad corporal es la noción radical de aceptar tu cuerpo y apreciarlo por lo que puede hacer, independientemente del aspecto o funcionamiento. Esta práctica incluye desde comer de forma más intuitiva hasta no castigarte con el ejercicio.

“Practicar la neutralidad corporal tiene numerosos beneficios para la salud mental. Permite tener más empatía y juzgar menos a otras personas, así como reducir los niveles de estrés”.

No es algo rápido de hacer, pero es una inversión de tiempo que merece la pena debido a estos beneficios. Puedes empezar probando varias prácticas de neutralidad corporal a la vez, o empezar con una sola a la vez.

Haz cosas buenas por tu cuerpo

Con todo lo que nuestro cuerpo hace por nosotros, es extraño lo poco que hacemos por él. Nuestros cuerpos están ocupados llevándonos a lugares y funcionando, y a menudo no hacemos nada como agradecimiento.

Agradecer a nuestro cuerpo todo lo que hace no tiene por qué ser caro ni complejo, prueba:

  • Agradecer a tu cuerpo su trabajo dándote un buen baño caliente.

  • Relajarte una tarde en lugar de socializar cuando te sientas cansado.

  • Comprar una nueva loción y masajearte los brazos y las piernas mientras te hidratas.

  • Cualquier cosa que puedas hacer para dar a tu cuerpo el amor que se merece es excelente.

Crea límites en torno a las discusiones sobre el cuerpo

En un mundo en el que proliferan los comentarios sobre el cuerpo, puedes protegerte de los desencadenantes estableciendo límites claros con tus amigos y familiares. Eso implica dar a conocer los temas de conversación que te resultan cómodos y los que no.

Quizás signifique señalar que no quieres que se comente tu aspecto físico. O puede ser enviarles información sobre cómo hablar de los cuerpos de forma no perjudicial.

Elijas lo que elijas, es una tarea de empoderamiento que te da más autonomía con tu cuerpo.

Practica actividades para aliviar el estrés

Minimizar el estrés es una de las mejores cosas que podemos hacer por nuestro bienestar mental. Es posible que no podamos reducir o eliminar el estrés, pero podemos elegir cómo afrontarlo.

“Realizar una actividad que alivie el estrés, ya sean ejercicios de respiración o un paseo, es bueno para todos los aspectos de nosotros en general”


7 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page